Intervenciones PDF Imprimir Correo electrónico

Una decisión de gran trascendencia fue la de convertir los salones de fiestas del proyecto de Boari en las salas de un Museo de Artes Plásticas, localizado actualmente en las diversas áreas de la parte frontal del Palacio de Bellas Artes, nombre que adopta a partir de su inauguración en 1934, como recinto dedicado a todas las artes. Esto permite que la vida del edificio no se restrinja a las horas en que funciona la sala de espectáculos, sino que se extienda a lo largo del día y lo visite el público más variado.

En 1994 se realizaron diversas obras, como la construcción de un estacionamiento subterráneo y una plaza que recuerda la proyectada por Boari, con dos fuentes y los cuatro Pegasos de Agustín Querol concebidos originalmente para ubicarse en la parte más alta del edificio, en el cubo del foro. Teodoro González de León y Francisco Serrano reacondicionaron todas las salas para hacerlas más funcionales como áreas de exposición, creando la librería y la cafetería actuales.

LAST_UPDATED2